Pokerchile.cl logo

Una breve historia del póker – hasta 1800

“En el inicio, todo fue dinero”. Esas son las palabras de Mike Caro, conocido estratega de poker y autor.

width="150"

Quería decir que cuando algo es nuevo para la gente, como los juegos de azar, es muy difícil juzgarlo en términos de rentabilidad o factibilidad. Cuando éramos niños, nuestros padres fácilmente pudieron hacernos creer que Santa Claus es real (no es que no lo sea) y que nos visita cada Navidad (lo cual hace). Teníamos tan poca información sobre el mundo que era simple creer que un hombre mágico visitó todas las casas del mundo en una noche. A medida que envejecemos y aprendemos, empezamos a darnos cuenta de que si bien es divertido creer en la magia, en realidad todo en la vida se reduce al azar y la probabilidad.

Cuando cruzas la calle para encontrarte con tu amigo, ya sabías mirar a ambos lados para asegurarte de que era seguro. Desde esa temprana edad, fueron tus padres los que te enseñaron a mitigar el riesgo. Si no vio un automóvil, probablemente era seguro. Siempre existía la posibilidad de que no vieras un vehículo, pero mientras hacías lo que podías para hacerlo más seguro, estabas aprendiendo sobre el azar y la probabilidad. Siempre se puede reducir aún más la posibilidad de ser atropellado por un automóvil si nunca cruza la calle, o aún más si nunca sales de tu casa. Claro que las posibilidades se reducen, pero nunca son cero (el padre de un amigo mío una vez perdió el control del automóvil debido a un mal funcionamiento eléctrico y atravesó la sala de estar de un vecino. Afortunadamente, nadie resultó herido).

 

Las palabras de Mike Caro describen el dilema de un jugador; alguien que tiene que hacer un análisis pero solo tiene información parcial. Obliga al jugador a tratar cada situación como si fuera 50/50 y tomar una decisión basada en el riesgo frente a la recompensa de la apuesta.

Para Ovejas y Cabras

belomanciaLas tendencias a apostar siempre han sido parte de la naturaleza humana. La evidencia de los juegos de azar se remonta al año 3000 a. C., y el registro más antiguo de una apuesta, que era para animales, ocurrió alrededor del año 2300 a. C. Otras culturas antiguas, la babilónica, la griega y otras, practicaban la belomancia, que era una forma de adivinación con flechas marcadas. Hay quienes creen que la belomancia fue responsable de una de las primeras barajas de cartas, el “htou-tjyen” (naipes tradicionales de la antigua Corea). Se cree que las flechas se convirtieron en “htou-tjyen”, que constaban de tiras de papel largas y estrechas. Por un lado tenían un diseño consistente, y por el otro lado un número y algo parecido a un traje. Las tarjetas a menudo mostraban plumas en sus espaldas, lo que otorgaba más credibilidad a la relación. La referencia más antigua conocida a una baraja de cartas o un juego de cartas proviene de la China del siglo IX.

Fue desde Asia que las cartas llegaron a Europa occidental y se convirtieron en parte de la cultura. En A History of Playing Cards de Catherine Perry Hargrave, de 1930, podemos encontrar cientos de ejemplos de cómo se originaron las distintas cartas según la cultura y la tradición. Los primeros naipes chinos se parecían a los billetes que se usaban como moneda. Los naipes europeos mostraban perfiles de reyes y nobles. Los naipes indios a menudo tenían diferentes encarnaciones de Vishnu en el reverso. Los naipes y los juegos que se juegan con ellos, aunque se desarrollaron en otros lugares, estuvieron profundamente influenciados por la cultura de la que se convirtieron en parte: los reyes, las reinas y las jotas son representantes de varios hombres y mujeres nobles.

Si bien se desconoce la ruta exacta tomada desde las primeras formas de juegos de naipes y apuestas hasta el juego de póker, se cree que evolucionó a partir del juego francés y alemán llamado Poque o Poch, respectivamente, también conocido como Pochen. La primera referencia a este juego proviene de 1441 en Estrasburgo. Poch es un juego de azar que se juega con una baraja de cartas, 32 cartas para un juego de 3-4 jugadores y 52 cartas para un juego de 5-6 jugadores. Los mazos se dividieron en 4 palos (se cree que los 4 palos son una adición europea) con 8 o 13 cartas cada uno, según el tamaño del mazo, de cada rango. El juego se jugó en 3 rondas con jugadores apostando y faroleando en cada ronda dependiendo de su mano de 5 cartas.

Otro juego temprano con grandes similitudes con el póker es el primero, o primiera o la prime, como se conocía en España, Italia y Francia respectivamente. La primera aparición de este juego en la literatura data de 1526. Las primeras versiones de este juego hacían que los jugadores recibieran 3 cartas e intentaran formar parejas, tríos o color. Con el paso del tiempo, las reglas evolucionaron para incluir valores de cartas especiales (similares a los comodines).

A principios de 1700, las partes del juego de apuestas y faroles se convirtieron en la base del juego inglés Brag, un juego de 3 cartas en el que los jugadores apuestan y ganan si tienen la mejor mano.

América encuentra el póker

A medida que aumentaba el número de colonos de Europa a las Américas, traían consigo su entretenimiento local, incluidos los juegos de cartas y las apuestas. Fue en la época de la compra de Luisiana, alrededor de 1803, que el nuevo territorio francoamericano anglicanizó el nombre y modernizó las reglas, por lo que finalmente se jugó el primer juego moderno de póker.

Author: editor

Leave a Reply

Your email address will not be published.